Busca los servicios para tu Chipilín:
Buscar por palabras claves:

  Reportajes - Bebes a la Guarde
Bebes a la Guarde
Fecha de Publicación: 25/09/2014

Durante el primer año de vida, para poder atender y cuidar a sus hijos, muchos padres los envían a la guardería, porque no tienen otra opción para cuidarlos durante la jornada laboral, en especial en las grandes ciudades. Quienes más dudas tienen son los padres con bebés de 0-1 año que se estrenan en esta condición.

¿Cómo debemos prepararlos para esta nueva aventura?

Para ellos el periodo de adaptación debe comenzar en el hogar, estableciendo desde antes una serie de rutinas que facilitarán su adaptación e incorporación al nuevo entorno. Tomar conciencia desde un principio que el bebé no va a estar solo en un aula y tampoco va a tener a una persona con dedicación exclusiva para él, evitará el inculcarle hábitos que posteriormente en la guardería serán imposibles de seguir. Es importante unificar criterios y procurar colaborar con la escuela para ir todos en la misma dirección.

Con respecto a la alimentación hay varios aspectos a tener en cuenta:

1. Si se les da  pecho, es necesario que antes de la entrada a la guardería se produzca el destete y el tetero tenga tiempo aceptado, así no serán muchos los cambios que sufrirá el bebé en tan poco tiempo. Se puede seguir con la lactancia materna, llenando con leche de la madre el tetero.

2. Si ya comen papilla y el pecho se le da en  la mañana y en la noche, se limita el pecho a horas externas a la guardería.

3. Cuando comiencen las frutas y purés se evitarán los  trucos y  la instauración de pequeñas manías que no se van a poder seguir.

4. El incorporar poco a poco el horario de las comidas en casa a los horarios del maternal. Por ejemplo, en la medida de lo posible intentar que el desayuno se haga en casa y no en la guardería.

5. El utilizar los fines de semana para introducir cualquier alimento nuevo. Se le da el fin de semana y si todo va bien, se avisa en el maternal para que también lo puedan introducir. Lo normal es facilitar un menú para ver de qué es cada papilla y  que esos sean los primeros alimentos, logrando una dieta lo más variada posible.

Con respecto al sueño es muy importante enseñar a los bebés a dormirse solos. No se trata de juzgar si es bueno o malo dormirlo en brazos o con los padres, simplemente es que en la guardería no se puede dormir a ocho bebés en brazos o mecer ocho cunas a la vez. Por lo tanto, se debe hacer el esfuerzo de no crear o fomentar  hábitos en este sentido. A fin de cuentas el principal perjudicado es el bebé porque tendrá que sufrir muchos cambios y  cuanto más parecidas sean las rutinas de casa a las de la guardería mejor.

Lo importante  no es que nos vayamos de la habitación y el niño se quede dormido, sino que se pueda quedar en su cunita relajado y poco a poco se vaya quedando dormido.

Para elegir una buena guardería hay que considerar varios aspectos, entre ellos:

Las condiciones físicas de las instalaciones; para eso, se debe comenzar visitando varios centros, hacer comparaciones y observar si reflejan un buen mantenimiento en pintura, jardinería, espacios de juegos, etc., las improvisaciones no son recomendables.

La distancia que lo separa del domicilio o trabajo.

La relación de los maestros con los niños y al revés; asistir en períodos de actividades permitirá conocer el clima en que se desarrollan.

La preparación y capacitación del personal que allí labora y el número de acuerdo con la matrícula.  

Los recursos humanos y materiales de apoyo con los que cuenta el centro si el niño tiene alguna necesidad educativa especial.

Las referencias obtenidas al contactar  representantes que pertenezcan a esa comunidad.

Los menús que se preparan si el centro cuenta con un comedor, visitar la cocina y si se puede conocer al cocinero.

La logística que se sigue en caso de que sea suspendido el suministro de corriente, agua; en caso de lluvia; si se accidenta un bebé o no quiere dormir, etc.

Las mejores guarderías o escuelas cuentan con un personal calificado y tienen un  programa dirigido al desarrollo y crecimiento del bebé, el cual proporciona:

1. Diversas oportunidades a los bebés de jugar y aprender de otros bebés y niños cuando van siendo mayorcitos, favoreciendo el proceso de socialización: compartir, colaborar, aceptar, recoger, etc.

2. El aprendizaje por parte de los niños, de conceptos, rutinas y hábitos de higiene: lavado de manos antes de comer y después de  ir al baño, lavado de dientes y adquisición del control de esfínteres a la edad adecuada.

3. Independencia de los bebés, ya que no son atendidos  exclusivamente por una persona, como cuando se le cuida en casa. No se genera un problema si quien está a su cargo se enferma o no puede asistir.

5. Herramientas a  las maestras para el control de la higiene, alimentación y protección de los niños.

6. El fortalecimiento del sistema inmune de los bebés al estar en continuo contacto con otros niños.

Aunque parece fácil, no lo es tanto. Es necesario pedir ayuda a la guardería, para trabajar en equipo y en ese sentido facilitar la adaptación del bebé.





 
 
 
Copyright © 2009 / Todos los derechos reservados / Carabobo - Aragua - Barquisimeto - Caracas . Zulia - En toda Venezuela.
Para anunciar en Chipilines.com comunicate por los teléfonos: 0241 - 317.29.78 / 0424 - 402.21.77 / 0424 - 974.38.90
www.chipilines.com